El fin programado de la "causa palestina"


Trump, Netanyahu y el fin programado de la "causa palestina"

PUBLICADO POR GUY MILLIERE (LINK)

29 DE ENERO DE 2020

Cuando la prensa francesa considera que Donald Trump está tomando una mala decisión, es seguro que la decisión tomada por Donald Trump es excelente. Este es el caso con el plan de paz que Donald Trump acaba de presentar con Binyamin Netanyahu en Washington.

El plan es mucho más que un plan para resolver el "problema palestino", es un plan para avanzar hacia la paz regional.

Es una continuación de las decisiones tomadas por Donald Trump desde el comienzo de su presidencia.

Donald Trump primero interrumpió cualquier forma de conversaciones con la Autoridad Palestina y dijo que no sería un interlocutor hasta que renunciara a la financiación del terrorismo y a la incitación al asesinato, lo que significaba que no habría más conversaciones con la Autoridad Palestina mientras dejara de ser lo que era: una organización terrorista. Luego reconoció formalmente a Jerusalén indivisible como la capital de Israel e instaló allí la Embajada de los Estados Unidos, eliminando así a Jerusalén de la mesa de negociaciones. Luego pasó al siguiente paso diciendo que Estados Unidos ya no reconocía como refugiados, excepto los árabes que abandonaron Israel en 1948-49, es decir hoy en día unos pocos miles de personas mayores, y agregó que Estados Unidos dejó de financiar a UNWRA, el organismo responsable de los pseudo refugiados árabes y su adoctrinamiento "pro palestino".

Poco después tuvo lugar el componente económico del plan de paz presentado en Abu Dhabi, que incluye la promesa hecha por Arabia Saudita y los emiratos del Golfo de invertir cincuenta mil millones de dólares como respaldo económico del plan.

Faltaba el componente político del plan. Esto debería haberse presentado después de las elecciones israelíes en la primavera de 2019. Por la imposibilidad de formar un gobierno estable en Israel después de las dos elecciones del 2019, Y suponiendo que las elecciones israelíes en la primavera de 2020 podrían dar un resultado similar, Donald Trump decidió acelerar la presentación, para que Binyamin Netanyahu apareciera como es: El primer ministro israelí que contribuyó al desarrollo del plan y que, después de convertir a Israel en la segunda potencia tecnológica del mundo detrás de los Estados Unidos (pero muy por delante de los países europeos) y después de convertir a Israel en una potencia geopolítica importante, es capaz de traer una paz real a Israel.

El plan presentado en la Casa Blanca el martes 28 de enero marca la muerte oficial del proceso de guerra de Oslo, llamado por los desinformadores "el proceso de paz". Constituye el reconocimiento oficial por parte de los Estados Unidos de la soberanía israelí sobre el Valle del Jordán, sobre las ciudades y pueblos judíos de Judea y Samaria, y sobre un tercio del territorio no poblado de Judea y Samaria. Ningún plan de paz propuesto anteriormente ha incluido estos puntos, y este es un cambio fundamental.

El plan prevé un Estado palestino en el resto de Judea y Samaria, pero con condiciones muy estrictas: este estado debe ser desmilitarizado de manera imperativa y controlable. Debe renunciar por completo a todas las formas de incitación al terrorismo y a toda financiación del terrorismo. Debe estar dentro de fronteras monitoreadas y controladas por Israel, y aceptar una capital ubicada en las afueras de Jerusalén, en Shuafat, que los líderes "palestinos" pueden llamar al-Quds, y solo tendrá fronteras con Israel, sin la menor contigüidad con un país árabe. Está previsto que el estado se conecte por un túnel a Gaza, con la estricta condición de que la Franja de Gaza esté desmilitarizada y que Hamas también renuncie a todas las formas de incitación al terrorismo y a toda financiación del terrorismo.

Lo que está claro es que un estado así definido puede considerarse más como una autonomía que como un Estado.

Es muy probable que las condiciones inherentes al plan serán rechazadas sin falta por la Autoridad Palestina y por Hamas. Cosa que está ya pasando.

¿Por qué se explican estas condiciones entonces, y por qué el plan habla de un "Estado palestino"? Porque el plan debe ser aceptado por el mundo árabe sunita, el cual debe poder decir que se ha propuesto un estado a los "palestinos".

Una vez que la Autoridad Palestina y Hamas rechacen el plan, los líderes del mundo árabe sunita pueden decir que se ha propuesto un Estado palestino, pero que no hay nada que hacer con la Autoridad Palestina y el Hamás.

El mundo árabe sunita ejercerá una intensa presión para exigir que la Autoridad Palestina y Hamas se sometan o desaparezcan.

Lo que muchos comentaristas obtusos no entienden es que los países del mundo árabe sunita ahora consideran a la Autoridad Palestina y a Hamas como cargas de las que quisieran deshacerse, y quieren una solución al "problema palestino" para que puedan acercarse más a Israel, por razones económicas y estratégicas.

El plan presentado a la Casa Blanca es un proceso. La Autoridad Palestina y Hamas tienen cuatro años para someterse o desaparecer, y no cabe la menor duda de que si no hay sumisión desaparecerán.

En cuatro años sin duda habrá una Judea y Samaria israelíes con enclaves árabes autónomos sin la Autoridad Palestina, una Franja de Gaza sin Hamas, acuerdos económicos y estratégicos entre el mundo sunita e Israel.

Erdogan en Turquía ha expresado su profunda insatisfacción, pero no tiene voz en el tema y es demasiado dependiente de los Estados Unidos y Arabia Saudita para actuar negativamente. Solo asusta a los europeos.

Los iraníes también han expresado su insatisfacción, pero su régimen está al borde de la asfixia y tienen otras preocupaciones. Su esperanzo de supervivencia depende de las elecciones de noviembre de 2020; y si como es muy probable Trump será reelegido, sus preocupaciones aumentarán enormemente.

La implementación del plan depende de la victoria de Trump, porque los demócratas ahora son tan "pro palestinos" como los líderes europeos. Y los demócratas dijeron enseguida que rechazaban totalmente el plan.

La implementación del plan también depende de la victoria de Binyamin Netanyahu en las elecciones israelíes.

Cuando el plan se presentó a la Casa Blanca, los emisarios de tres países árabes sunitas estaban presentes: Bahrein, Omán y los Emiratos Árabes Unidos.

Al mismo tiempo, Francia dio a conocer su desaprobación, lo que demuestra que Francia tiene posiciones más islámicamente correctas que los países árabes sunitas.

©️ Guy Millière para Dreuz.info.

#plansiglo

5 visualizaciones